El Peligro del silencioso control de las grandes farmacéuticas sobre el gobierno de los Estados Unidos

 

Los grupos de presión permiten que los grupos de intereses especiales controlen la manera en que se forman las leyes y cómo las políticas de salud son a la vez creadas e implementadas.

 

Las compañías farmacéuticas son algunas de las empresas más rentables, más ricas del mundo. Además de utilizar las ganancias para anunciar productos e influir en los mercados destinados a la prescripción, las grandes empresas farmacéuticas gastan cantidades extraordinarias de dinero en patentes para proteger sus márgenes de beneficio.

 

Algunos tratamientos para el cáncer pueden costar 600 veces más en los EE.UU. que en otros países – y esta forma de manipulación de los precios sigue siendo legal en los EE.UU. 1

 

Desafortunadamente para los consumidores, el juego está amañado a favor de las farmacéuticas, ya que ellos compran este privilegio presionando a los representantes del gobierno.

 

Los gastos de las presiones por parte de la industria farmacéutica han ido aumentando cada año y han alcanzado un máximo histórico de $ 273 millones en 2009. Los fondos se utilizan exitosamente para influenciar (es decir pagar sobornos de una forma u otra) a legisladores y políticos y dar forma a la legislatura pendiente.

Desde 2003, Medicare, el mayor comprador de drogas en los EE.UU., no puede negociar precios de los medicamentos. Como resultado, algunos de los pacientes más desfavorecidos pagan altos porcentajes de co-pagos, y los contribuyentes se ven obligados a toser miles de millones en impuestos para subvencionar los gastos de medicamentos de Medicare.

 

Otro ejemplo de cómo las compañías farmacéuticas gastan su dinero para influir en el gobierno, gracias a la legislación pasada en 1988, se puede observar en los fabricantes de vacunas, que gozan de inmunidad general de demandas por lesiones causadas por las obligatorias vacunaciones2

 

Con este tipo de protección, las grandes farmacéuticas pueden rápidamente rastrear las vacunas al mercado antes de que los eventos adversos se hagan evidentes, todo ello sin tener que preocuparse de que un error les costará su dinero a los accionistas. Si una demanda es ganada en la ‘corte de vacunas’ que es financiada por el gobierno,’ 3 esos casos son sellados para que el público no pueda ver las sentencias o pagos a las víctimas. 4

Las empresas farmacéuticas también contribuyen en gran medida a las campañas de los candidatos que eventualmente devuelven el favor.

 

Ellos gastaron $ 51 millones en las elecciones federales de 2012 y $ 32 millones en las elecciones de 2014, según el Centro para la Política Responsable (CRP).

 

Hasta el momento, las Grandes Farmacéuticas ya ha gastado $ 10 millones en las elecciones de 2016. 5

 

Con algunos candidatos presidenciales prometiendo revisar los precios de las Grandes Farmacéuticas como parte de su plataforma, esta industria, sin duda, va a gastar mucho más antes de noviembre. Es evidente que estos pagos son ofrecidos con la expectativa de que ciertas agendas farmacéuticas sean priorizadas. A veces, estos programas incluyen la colocación de los beneficios empresariales por encima del bienestar humano.

 

Durante la crisis del ántrax en 2001, el gobierno protegió la patente de Cipro de Bayer AG al no permitir que se produjeran las versiones genéricas.

 

El gobierno de Estados Unidos luego almacenó suficiente Cipro para tratar a 2 millones de personas durante 60 días cada una a $ 350 al mes, a pesar de que un fabricante de genéricos podría producir más fármacos, más rápidamente, a un costo de sólo $ 10 al mes.

 

La administración, que había aceptado grandes donaciones de campaña, protegió la patente de Bayer, claramente un caso de pago por la inversión política. 6 

Últimamente, los esfuerzos de los grupos de presión de la industria farmacéutica se han centrado en la Asociación Trans Pacífica ( TPP ), un acuerdo comercial entre 12 países (incluyendo los Estados Unidos) que ha estado en negociaciones desde 2009.

 

Los intereses farmacéuticos han estado presionando fuertemente a los representantes de Estados Unidos desde el primer día. De hecho, las Grandes Farmacéuticas han gastado más de dos y media veces en la industria subcampeona del TPP7

 

¿Por qué? Debido a que este acuerdo decidirá cómo las grandes compañías farmacéuticas se quedan con sus patentes y esto podría afectar gravemente a su línea de fondo. Los Estados Unidos también está presionando para limitar la capacidad de las agencias reguladoras para apoyar el mercado de medicamentos genéricos. 8

 

Todo esto es dinero bien gastado, ya que las Grandes Farmacéuticas hacen la mayor parte de su dinero forzando a los consumidores a pagar precios más altos para los medicamentos patentados.

 

El acto más atroz del nuevo milenio fue el esfuerzo de los grupos de presión para oponerse a medicamentos genéricos el SIDA más baratos contra para los países pobres, poniendo la ganancia sobre salud pública y el sufrimiento humano. Las compañías farmacéuticas insistieron en que se respetaran sus patentes y que se cobrara el precio completo incluso en los países más pobres.

 

A pesar de la oposición de los grupos de defensa del paciente, estas prácticas moralmente cuestionables continúan en las contiendas políticas de hoy en día. 9

 

Los grupos de presión de drogas juegan un papel clave en la conformación de las políticas de salud del gobierno. Los grupos de presión primero cortejan y luego contratan a personas que antes tenían puestos clave del gobierno federal. Debido a que están tratando con antiguos compañeros de trabajo y colegas, las ofertas son hechas durante la cena o en el campo de golf.

 

El lobby farmacéutico continúa siendo un serio conflicto de intereses cuando se trata de política y las prácticas de salud de Estados Unidos.

 

La pregunta es,

¿cuánto tiempo el público estadounidense permitirá que continúe esta práctica?

Anuncios

¿Cuánto gasta la industria farmacéutica en hacer presión a los poderes públicos?

Que la industria farmacéutica ostenta un poder inmenso de influencia en los gobiernos es de sobra conocido. Temas tan espinosos (por decirlo de una manera suave) como su lucha contra la venta de genéricos para el SIDA o sus recurrentes denuncias contra el gobierno indio por su decisión de prohibir la comercialización de algunos medicamentos  son de sobra conocidos, lo que es curioso, porque es uno de los sectores más subvencionados por los gobiernos tanto en becas de formación como en subvenciones directas para investigación. Dinero público que revierte únicamente en manos privadas.

¿Cuánto gasta la industria farmacéutica en hacer presión a los poderes públicos?

¿Cuánto gasta la industria farmacéutica en hacer presión a los poderes públicos?

Santi DeFerrol

Allen Frances, el director durante años del DSM que define los trastornos y patologías mentales, en una entrevista a El País admitía: ’fuimos muy conservadores y solo introdujimos dos de los 94 nuevos trastornos mentales que se habían sugerido. Al acabar, nos felicitamos, convencidos de que habíamos hecho un buen trabajo. Pero el DSM IV resultó ser un dique demasiado endeble para frenar el empuje agresivo y diabólicamente astuto de las empresas farmacéuticas para introducir nuevas entidades patológicas. No supimos anticiparnos al poder de las farmacéuticas para hacer creer a médicos, padres y pacientes que el trastorno psiquiátrico es algo muy común y de fácil solución’ .

¿Pero cuánto gasta la industria farmacéutica en hacer presión a los poderes públicos? El Observatorio de las Corporaciones en Europa ha estudiado las cifras y apunta a que la industria farmacéutica ha declarado unas cifras de en torno a 40 millones de euros, incluyendo empresas, asociaciones farmacéuticas y las empresas de lobby que contratan para tal fin. Esta cifra es en torno a 15 veces más que lo que pueden gastar en lobby las organizaciones de la sociedad civil y los grupos de consumidores que trabajan por la salud pública o para promover el acceso a los medicamentos. Sin embargo, estas son las cifras declaradas, el gasto real puede ser mucho más. El incremento, respecto de 2012, suponen 6 millones de euros, a pesar de que las ocho asociaciones comerciales de lobby más importantes declaran un incremento siete veces mayor.

Pero no sólo es dinero lo que gastan, la industria farmacéutica mantiene reuniones frecuentes con los departamentos y personal de la Comisión Europea, de hecho, los partenariados público-privados más grandes en la Unión Europea son realizados con la industria farmacéutica. Los canales de influencia que la industria farmacéutica utiliza para promover sus intereses son, por ejemplo, la participación en los grupos consultivos de la Comisión Europea o las aproximadamente 50 reuniones que ha llevado a cabo EFPIA – la Federación Europea de las Industrias y Asociaciones Farmacéuticas – en los primeros cuatro meses y medio de la Comisión Juncker, nivel de reuniones impensable para lobbys que representan los intereses de la ciudadanía o de los consumidores. Pero, ¿por qué se está haciendo tan visible últimamente el sector farmacéutico?, ¿Cuál es ahora su mayor preocupación? La respuesta es fácil, el TTIP.

Su mayor preocupación: EL TTIP

El TTIP, el acuerdo comercial entre Estados Unidos y Europa, está en el punto de mira de la industria, especialmente por las patentes y los acuerdos de transparencia, de hecho el lobby de las farmacéuticas incrementó de manera dramática una vez terminada la fase preparatoria y cuando las negociaciones reales se iniciaron. Las negociaciones, a puerta cerrada, tienen como objetivo que el TTIP no incluya medidas regulatorias como por ejemplo, la inclusión de estándares o de marcos legales, eliminación de derechos de propiedad intelectual o medidas de protección de inversión. Frente a esto, amplios sectores de la sociedad civil están muy preocupados, ya que probablemente el TTIP supondrá una reducción de los estándares de protección de los consumidores y una consiguiente erosión de las políticas de salud y medioambientales para la ciudadanía.

La armonización de políticas entre Estados Unidos y Europa corre el riesgo de precipitarnos al vacío, reduciendo las obligaciones regulatorias a estándares mínimos a ambos lados del Atlántico. El secretismo y la ausencia de transparencia en torno a las negociaciones, junto con el inmenso acceso de las corporaciones a los poderes público en comparación con el público en general, acrecienta las sospechas de que el TTIP supondrá la promoción de los intereses comerciales de las multinacionales, en lugar de la promoción del interés general de la ciudadanía.

 

Los amplios y numerosos contactos entre la industria farmacéutica y la Comisión Europea sobre el TTIP, combinado con que las demandas sectoriales supondrían un detrimento importante en el acceso a las medicinas y a la salud pública en la Unión Europea. Estas demandas incluyen amplios periodos de monopolio a través de medidas de propiedad intelectual, la erosión de las regulaciones establecidas en la UE para proteger la salud pública y críticas a la reciente regulación de los ensayos clínicos .

La necesidad de controlar el lobby

Por todas estas razones es necesario controlar el nivel de lobby que reciben los poderes públicos. En una intentona, la Comisión Europea abrió lo que se llama el Registro de Transparencia, donde se deben registrar el número de lobbistas que tiene cada organización. A continuación, el gasto declarado por cada una de las corporaciones:

Es interesante ver cómo, de acuerdo al Registro de Transparencia, al menos dos corporaciones farmacéuticas declaran menos en lobby que lo que es declarado por las empresas subcontratadas para ejercer el lobby. Por ejemplo, Alexion Pharmaceuticals, declara en la Unión Europea gastos inferiores a 9.999 euros (entre enero y noviembre de 2014), sin embargo, la organización que le gestiona el lobby, g+ (europe) declara que paga entre 25.000 y 49.999 euros. Otro ejemplo, Stallergenes que declara un gasto de lobby entre 50.000 euros y 99.999 euros, aparece en la lista de FTI Consulting Belgium, su empresa de lobby, en el ratio entre 100.000 y 199.999 euros.

Es necesario establecer controles al sistema de lobby, lo cual sólo puede ser conseguido a través de un registro obligatorio y real de las empresas de lobby en la Unión Europea, así como la publicación y apertura de las reuniones de lobby que se llevan a cabo entre las empresas privadas y los poderes públicos.

El gasto en lobby de las farmacéuticas supone 15 veces más que el gasto de las organizaciones de consumidores

Es necesario terminar con un sistema donde los intereses privados son asesores de los poderes públicos y llegar a un sistema más equilibrado, donde las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas sean representados. Es necesario terminar con la miopía de los poderes reguladores, que fallan en reconocer que los intereses lucrativos de los regulados, en este caso la industria farmacéutica, son incompatibles con las responsabilidades públicas, que en teoría, deberían llevar a cabo los políticos en pro de la ciudadanía general.

Se ha producido una importante captura de la información en torno a los medicamentos y a las políticas de salud por parte de la industria farmacéutica. Muchas veces, su retórica parece ganar en los debates políticos, argumentando que las patentes fomentan la ’innovación’ y la ’investigación’ y la regulación supone una barrera a las mismas, mientras que reciben inmensas sumas a través de la Iniciativa para la Innovación en Medicamentos (IMI en sus siglas en inglés), que según reza su página web es el mayor partenariado público-privado de Europa.

Arrojar luz sobre el lobby de la industria farmacéutica y ofrecer más claridad a la ciudadanía es absolutamente necesario para servir de manera genuina a las necesidades de salud de la ciudadanía, además de facilitar el acceso a los medicamentos esenciales, en lugar de servir a los oscuros intereses comerciales de uno de los lobbys más importantes del mundo.

Los datos de este artículo han sido obtenidos del informe: Policy prescriptions: the firepower of the EU pharmaceutical lobby and implications for public health. Publicado por Corporate Europe en septiembre de 2015.

Genoveva López Morales

Notas

 Las compañías farmacéuticas y los investigadores académicos se verán obligados a hacer públicos los resultados de todos sus ensayos clínicos europeos, en una base de datos de acceso público, en virtud de un proyecto de ley, acordado, de manera informal por los ministros de la UE y aprobado por los diputados del Comité de Salud Pública:http://www.nogracias.eu/2014/01/26/avanza-la-transparencia-en-europa-para-los-ensayos-clinicos/#sthash.M3jDMYLU.dpuf