El plan secreto de la Casa Blanca para sobrevivir al fin del mundo

Recientes archivos desclasificados de la CIA ofrecen un vistazo al manual de normas que aplica la Administración Trump para el caso de tropezar con una guerra nuclear.

na guerra nuclear.

En su 1er. libro, “The Command: Inside The President’s Secret Army”, demostró tener un notable acceso al Comando de Operaciones Especiales y al Servicio Secreto.
Él escribió para The New York Times, New Yorker, The Washington Post, y Vice. El siguiente texto lo preparó para su blog en Foreign Policy:

La temida explosión nuclear, una obsesión estadounidense.

La temida explosión nuclear, una obsesión estadounidense.

Entre los mayores dilemas de política exterior enfrentados por el ex presidente Jimmy Carter hay uno que nunca ha sido públicamente difundido, pero está ganando nueva relevancia. Se trata de la guerra nuclear, y cómo el gobierno de USA podría sobrevivir. Las decisiones de Carter siguen siendo clasificadas, pero los documentos recientemente desclasificados por la CIA (Central Intelligence Agency), junto con los archivos de varias bibliotecas presidenciales, proporcionan una nueva ventana a los preparativos de la Casa Blanca para un inminente Apocalipsis.

Hoy en día, tal Día Final podría ser provocado por cualquiera de varios países con armas nucleares, incluyendo Corea del Norte y Pakistán. Durante la presidencia de Carter, tales ansiedades se concentraron directamente en lo que era la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (N. de la R.: ya desmembrada). Fue durante aquel período que los planificadores militares tanto en la URSS como en USA empezaron a enfrentarse a lo que hasta entonces había sido una herejía impensable: abandonar el catecismo de la Destrucción Mutua-Mutua que había gobernado el Orden Mundial desde los años ‘50, y decidieron prepararse para sobrevivir a una guerra nuclear a gran escala.

Carter y su staff en la Casa Blanca estaban interesados en preguntas más específicas. Si la Presidencia pudiera sobrevivir después de una guerra nuclear,

> ¿qué haría exactamente después?
> ¿Cómo podría identificarse al Comandante en Jefe sobreviviente?
> ¿Quién lo identificaría?
> ¿Cómo cumpliría las 3 funciones principales de la Presidencia: ser el jefe ejecutivo del gobierno, el jefe de Estado y el Comandante en Jefe de sus Fuerzas Armadas?

jimmycartersolarpanels.jpg

James Carter inspeccionando instalaciones de la Casa Blanca.

James Carter inspeccionando instalaciones de la Casa Blanca.

Las respuestas de Carter dieron forma a la Directiva Presidencial 58, que fue emitida en los últimos meses de su presidencia.

Ronald Reagan enmendó esos planes con su propia directiva presidencial en 1983. Sus contenidos informan la continuidad de los planes gubernamentales que siguen vigentes para la Administración Donald Trump. Ellos han sido objeto de un programa de varios millones de dólares de programas y resultan un imán para los teóricos de la conspiración en todo el mundo.

Lo que sigue es un vistazo a

> cómo el gobierno desarrolló algunos de sus secretos de seguridad nacional más celosamente guardados; y
> cómo el gobierno de Trump, o cualquiera de sus sucesores, podría confiar en ellos para sobrevivir al fin del mundo tal como lo conocemos.

1950.jpg

Instrucciones del “Survival Under Atomic Attack,” del gobierno estadounidense en 1950. (Photo credit: City of Boston archives)

Instrucciones del “Survival Under Atomic Attack,” del gobierno estadounidense en 1950. (Photo credit: City of Boston archives)

Cuando Carter asumió el cargo, la Unión Soviética tuvo una ventaja sobre la preparación para una guerra nuclear. Tenía un costoso programa de preparación civil; cientos, quizás miles, de búnkers subterráneos. Y una amplia continuidad de los programas gubernamentales.

USA, por su parte, tenía a Ray Derby. Nacido en Iowa en 1935, Derby se convirtió en uno de los principales expertos del Departamento de Defensa en preparación para emergencias y respuesta a desastres.

En Europa, él dirigió ejercicios de evacuación de no combatientes a través de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), entrenando a los entrenadores que evaluaron la capacidad de cada unidad para absorber y soportar un ataque.

En USA, él dirigió numerosos grupos de trabajo gubernamentales sobre defensa civil para accidentes nucleares, biológicos y químicos. También desarrolló el plan estándar que utilizarían las bases nucleares de Estados Unidos en un desastre. En el momento de la toma de posesión de Carter en 1977, él fue responsable de entrenamiento y de operaciones en la oficina en Virginia Occidental de la Agencia Federal de Preparación de la Administración de Servicios Generales (FPA, siglas en inglés).

En ese momento, el principal plan federal para desastres catastróficos como la guerra nuclear -Plan Federal de Emergencia D- pedía que cada agencia federal diseñara, desarrollara y construyera su propia instalación subterránea blindada. En una emergencia, el gobierno sería dirigido desde los bunkers. La mayoría de las agencias no tomaron esta responsabilidad demasiado en serio.

Por ese motivo, la FPA encargó a Derby que evaluara la implementación del Plan D. Lo primero que él notó fue que las agencias gubernamentales raramente, si es que alguna vez lo hicieron, ensayaban sus respectivos planes. Pocas habían hecho provisiones para mantener registros vitales, incluso las leyes, reglamentos y directivas que las agencias usaban en su trabajo cotidiano. Muchos empleados de cada agencia ni siquiera sabían si eran parte de los equipos que se suponía que evacuaban durante un desastre.

Estos fracasos fueron el producto de la negligencia sistémica desde los albores de la Era Nuclear. Aparte de un breve auge después de la Crisis de Misiles con Cuba, durante la cual se construyeron 6 centros de reubicación de personal del gobierno federal en toda la nación, los Estados Unidos no trataron la defensa civil como parte de su disuasión estratégica. El gobierno federal demostró estar ansioso por gastar dinero para mejorar su armamento, pero no para proteger a la población ni para ayudarle a sobrevivir a un ataque nuclear.

En la década de 1970, muchas agencias gubernamentales abandonaron la planificación de las operaciones posteriores al desastre, asumiendo que las diversas organizaciones federales que tenían la palabra “preparación” o “movilización” en sus títulos se encargarían de ello.

Derby pensó que el problema era mayor que la financiación. El público estadounidense dijo en las encuestas que querían un programa de defensa civil. Pero vivían en paz y no prestaban atención a su desarrollo. Podían haber asumido que existía un gran programa en algún lugar, listo para utilizarse durante/después de un ataque soviético. En los años ‘70, los años de “agáchense y cúbranse” cedieron paso a los reconfortantes dulces tonos de la distensión. No había urgencia. Y los presidentes no insistieron en ninguno.

Hubo otra complicación: para salvar eficazmente al país durante una guerra nuclear, los militares tuvieron que cruzar una de sus líneas rojas al involucrarse en la seguridad doméstica. Después de la guerra nuclear, la ley marcial seguramente tendría que ser declarada, y los militares concentraron poderes extraordinarios para administrar la distribución de recursos. Pero el gobierno también asumió que alguna clase de ley marcial sería requerida antes del comienzo de la guerra real. Tan pronto como creía que una guerra podría ser inminente, el gobierno planificó trasladar a partes significativas de la población -específicamente a aquellos que vivían cerca de importantes objetivos militares estratégicos-, y los políticos sabían que esto podría requerir un grado de coerción, incluso de fuerza. A los militares no les gustaba hablar sobre este escenario, y tampoco a los políticos. Por lo tanto, los planes se desarrollaron en secreto y fueron clasificados, asegurando menos visibilidad y responsabilidad pública.

¿Y qué pasaría con los miembros del gobierno? En una emergencia, o un cambio en el estado de Condición de Defensa, los Jefes de Estado Mayor Conjunto enviarían a 60 funcionarios a sitios de reubicación primarios. El gobierno manejó un llamado Centro Especial, en Mount Weather, Berryville, Virginia, donde un grupo de altos funcionarios se enfrentaría a la guerra nuclear.

mtweather.jpg

El gobierno manejó un llamado Centro Especial, en Mount Weather, Berryville, Virginia, donde un grupo de altos funcionarios se enfrentaría a la guerra nuclear.

El gobierno manejó un llamado Centro Especial, en Mount Weather, Berryville, Virginia, donde un grupo de altos funcionarios se enfrentaría a la guerra nuclear.

Otros lugares de reubicación estaban cerca de Hagerstown, Maryland; y en Martinsburg, Virginia Occidental, en la base marina cerca de Quantico, Virginia (para el FBI), y en Front Royal, Virginia, cerca de una instalación donde se supone que el Departamento de Estado se reconstituiría. También otros centros estaban ocultos en las universidades, dentro o cerca del Beltway.

Pero el Ejército y la Fuerza Aérea tenían helicópteros suficientes para transportar sólo alrededor de un tercio del número de funcionarios que se necesitarían, suponiendo que el transporte aéreo fuera posible. (Las instrucciones les pidieron que hicieran su propio camino hacia los centros, de alguna otra forma no especificada, si es que los helicópteros no estuvieran disponibles). Y resultaba muy cuestionable, en el mejor de los casos, para cualquier alto líder estadounidense que lograría llegar a Mount Weather, su capacidad de comunicarse con agencias federales, otros gobiernos y el pueblo estadounidense, a causa de que los sitios eran generalmente para personal mínimo.

Muchos líderes políticos despreciaron las sugerencias de que practicaran para la guerra, y la sola idea de que voluntariamente se esconderían en bunkers secretos lejos del público y sus familias. (Dick Cheney, quien era congresista en la década de 1970, fue uno de esos escépticos). La suposición del gobierno de los Estados Unidos era que los soviéticos lo sabrían todo de todos modos. Incluso llegaron a comprar tierras en la base del Monte Weather sólo para vigilar las idas y venidas del personal de emergencia. Si el Apocalipsis se acercaba, el rechazarlo era considerado un error.

Cuando Jimmy Carter se convirtió en Presidente, el país estaba gastando menos de US$ 100 millones al año en defensa civil, en comparación con más de US$ 30.000 millones al año para evitar que sus armas nucleares quedarán obsoletas. El Congreso había identificado el valor de un programa unificado de protección civil pero no había hecho mucho para financiarlo. Carter se convirtió en el 1er. Presidente desde John F. Kennedy que le prestó una atención significativa. En septiembre de 1978, él declaró que la defensa civil era parte de la disuasión estratégica del país, porque una población o gobierno vulnerable a ataques nucleares era más vulnerable a ser coaccionado por amenazas de un ataque. Una breve directiva de decisión presidencial, clasificada en ese momento, decía tanto -y un poco más.

El Presupuesto de la defensa civil de Estados Unidos aumentó modestamente al principio. Pero una serie de estudios reconocieron lo débil que se habían convertido las defensas civiles de todo el país. Refugios construidos en la década de 1950 eran obsoletos y necesitaban ser reformados o reemplazados. Las órdenes ejecutivas que asignaban funciones a diferentes organismos habían sido ampliamente ignoradas. No había disposiciones federales para evacuar grandes poblaciones, el eje de cualquier programa de defensa civil. Los ejercicios militares ignoraban el hipotético escenario. Estos estudios también establecieron el camino para una nueva política.

Por encima de las objeciones del Pentágono, Carter finalmente respaldó una consolidación de los programas de defensa civil y la continuidad del gobierno en una sola agencia y estableció un objetivo ambicioso. Durante una guerra nuclear total, el gobierno aspiraría a que el 80% del país sobreviviera -y debería prepararse para hacerlo con un presupuesto de inferior a US$ 250 millones al año.

El 19/06/1979, nació la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA son sus siglas en inglés). Carter elevó la importancia del director de la agencia, asignando al Consejo de Seguridad Nacional y al Pentágono la tarea de supervisar la preparación civil. Ahora estaba totalmente vinculada a la seguridad nacional y la política nuclear estratégica. Un memorando secreto de la CIA afirmó que la “planificación de los ataques transfronterizos” -tal cómo funcionaba la Presidencia durante una guerra nuclear- ahora formaba parte de una estrategia de seguridad nacional.

Era una música dulce para Ray Derby. El FEMA se haría cargo del programa de Continuidad del Gobierno de la FPA en el que Derby había estado trabajando, pero el FEMA se encargaría de tomar el control de la instalación especial en Mount Weather, convirtiéndose en su alcalde, para todos los efectos. Su secreto aumentaría, al igual que su presupuesto y huella. Sería responsable de la lista oficial de artículos de supervivencia, la reserva de recursos que sería necesaria para reconstruir el gobierno después de la guerra nuclear.

fpasf.jpg

Esquema de cómo se organizaría el equipo de emergencia en Mount Weather, en Berryville, Virginia.

Esquema de cómo se organizaría el equipo de emergencia en Mount Weather, en Berryville, Virginia.

Mientras tanto, la Casa Blanca se enfocaba en el desafío más difícil de todos: proveer un mecanismo para que los sucesores presidenciales ejecutaran órdenes de guerra nuclear durante y después de un intercambio nuclear. Al principio de la Presidencia de Carter, el director de la Oficina Militar de la Casa Blanca, Hugh Carter, convocó a un pequeño grupo de trabajo para revisar el Plan de Emergencia de la Casa Blanca, el documento secreto que establecía cómo el Servicio Secreto evacuaría al Presidente. La Oficina Militar de la Casa instalaría sucesores si el Presidente fuera asesinado.

El plan básico estaba contenido en una serie de propuestos PEADS (siglas en inglés); documentos de acción de emergencia presidencial; que el asesor de Seguridad Nacional, Zbigniew Brzezinski, revisó con su responsable de asuntos militares, el general Bill Odom, quien escribió en un libro de memorias, que encontró que los procedimientos propuestos fallaban tanto en la imaginación como en su conexión con la realidad.

Un memorando de la Casa Blanca señaló que las comunicaciones diarias entre el Pentágono y las instalaciones de emergencia presidenciales en Mount Weather, Camp David y la Casa Blanca eran “satisfactorias” en condiciones normales. Pero durante un desorden civil, o “sabotaje descoordinado”, era obvio que satisfactorio no sería suficiente. Y en una guerra convencional o nuclear, se determinó que las instalaciones proporcionarían “poca protección” – en otras palabras, cualquiera de los supervivientes que estuvieran allí escondidos probablemente no sobrevivirían mucho tiempo antes de ser atacados.

Esto significaba, en la práctica, que los puestos de mando fijos no funcionarían. Un puesto de mando móvil era una opción teórica. Pero la Casa Blanca no podía depender de conseguir que el Presidente o un sucesor escapase en un avión de emergencia durante un ataque nuclear sorpresivo. Incluso si lograran hacerlo, era imposible saber qué tipo de personal tendrían alrededor de ellos.

Mientras tanto, ya que sólo Carter y el vicepresidente Walter Mondale tenían “maletines de emergencia presidenciales” -los famosos balones nucleares que verificaban su identidad como Comandantes en Jefe- el sistema de mando y control nuclear del país correría el riesgo de detenerse si ambos hombres estuvieran incapacitados o hubiesen muerto, a menos que hubiera alguna otra manera de identificar a los sucesores presidenciales ante los militares.

La solución original ofrecida por la Oficina Militar de la Casa Blanca eran nombres en código pronunciados por sus designados. Así que si el Presidente de la Cámara de Representantes, Thomas P. “Tip” O’Neill Jr. se encontraba como el único sucesor sobreviviente, todo lo que necesitaría para adquirir el control completo del gobierno y su arsenal nuclear sería ofrecer a la oficina de emergencia sobreviviente en el centro de mando del Pentágono Oficial una verificación vocal de su identidad usando el término Día de la Bandera. El presidente pro tempore del Senado, el siguiente en la línea, era 4 Dedos. El secretario de Estado, Cyrus Vance, autenticaría su identidad llamándose Fade Away (desvanecerse).

En realidad, el oficial de acción de emergencia del Pentágono trataría de asegurarse que un superviviente fuera quien decía ser. Pero si los misiles soviéticos estuvieran en camino, los diseñadores de este frágil sistema tenían pocas dudas de que los atajos serían usados, con riesgos incalculables para la eficiencia de la respuesta militar del país y su seguridad básica.

A la luz de estos desafíos, el equipo de trabajo de la Casa Blanca trató de concebir una idea más flexible y descentralizada de lo que significaba, para el gobierno, sobrevivir. Al definir la continuidad de la Presidencia, el grupo de trabajo se encontró volviendo a 3 conceptos centrales, aunque decididamente burocráticos:

> la supervivencia (el Presidente y su equipo de apoyo básico debían salir a la guerra),
> la conectividad (tenían que comunicarse entre sí, y con otros jefes de Estado), y
> apoyo (la gente necesitaba a otras personas en el resto del país para ayudarlos).

Esto llevó a una recomendación clave: 5 cuadros interinstitucionales de 50 personas que estarían pre-posicionados o pre-desplegados durante emergencias para apoyar a los presuntos sucesores presidenciales. Estos “equipos de apoyo al sucesor presidencial”, nombrados en clave TREETOP por el Pentágono, se desplegarían aleatoriamente en cualquiera de los “varios cientos de sitios, quizá 2.000 a 3.000, que serían preseleccionados”, permitiendo una reubicación del conocimiento institucional que era “altamente flexible y adaptable”.

federalregion.jpg

Un apunte sobre el funcionamiento del gobierno en transición, elaborado por Bill Odom.

Un apunte sobre el funcionamiento del gobierno en transición, elaborado por Bill Odom.

El equipo de Odom elaboró una lista de requisitos para estos equipos. Lo primero que un equipo desplegado haría sería identificar y autenticar al actual Presidente -el sucesor de la clasificación. Los detalles del sistema que desarrollaron siguen siendo altamente clasificados, pero tal como se me describió, implicó lo que podría ser el 1er. ejemplo de “chips de seguimiento” incrustados en tarjetas de apoyo del sucesor presidencial, que sería amplificado por repetidores de radiofrecuencia. Las señales serían recogidas por FEMA y el Centro de Comando Militar Nacional. También se etiquetaría y rastrearía otra tecnología crítica que se desplegaría para ayudar a los presuntos presidentes, lo que podría ofrecer una capa de protección contra la falsificación. (El plan, sin embargo, volaba por delante de la tecnología efectivamente disponible para cumplir este trabajo. No fue hasta la administración de George W. Bush que el gobierno pudo pasar y de forma electrónica a algunos sucesores presidenciales enlazados por satélites y el sistema de telefonía celular).

Segundo: Cada equipo tendría que ayudar por sí solo al sucesor a llevar a cabo las 3 principales funciones presidenciales: Comandante en Jefe, jefe de Estado, jefe ejecutivo. El equipo tendría que hablar con otros equipos desplegados que habían sobrevivido e identificarse con seguridad. Tendría que hablar con el Pentágono, o sus elementos sobrevivientes, para ejecutar el plan de guerra nuclear. Tendría que recibir evaluaciones de inteligencia y daños. Tendría que hablar con los gobiernos estatales y locales, también. Más prosaicamente, las 50 personas de cada equipo tendrían que estar preparadas para funcionar como una rama ejecutiva independiente sin ayuda externa durante al menos 6 meses.

La revisión de Odom continuó lentamente. Se pidió a las agencias que evaluaran si podían llevar a cabo una serie de órdenes secretas ejecutivas. Estas órdenes siguen siendo clasificadas hasta el día de hoy, pero ciertos documentos públicos ofrecen trozos de información. La Casa Blanca de Carter finalmente emitió al menos 29 PEAD.

Por ejemplo, la PEAD 2 trataba de la reconstitución del Congreso, una cuestión delicada para el Poder Ejecutivo, mucho menos mencionada en correspondencia abierta.

La PEAD 5 se tituló “Proporcionar la movilización de los recursos de la nación”.

La PEAD 6 trató de la convocatoria a una fuerza de emergencia de reserva civil.

¿Cómo se reconstituiría el Congreso? ¿Qué recursos se movilizarían? ¿Quién sería redactado? Todavía no lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que, cuando la directiva presidencial de Carter que codificaba estos cambios entró en efecto a finales de 1980, la CIA estableció su propia agencia secreta, la Oficina de Apoyo de Emergencia de Inteligencia Nacional, que tendría su sede en Virginia, recibiría aportes de todas las direcciones de la CIA, y de los equipos de apoyo a lugares elegidos al azar TREETOP.

También sabemos, a partir de documentos presupuestarios, que las agencias comenzaron a solicitar más dinero para financiar equipos de apoyo a los sucesores. Sabemos que el Pentágono comenzó a probar centros de mando móviles reforzados. Sabemos que la Fuerza Aérea desarrolló planes para agregar a sus satélites el ancho de banda electromagnético dedicado a la continuidad del gobierno. Sabemos que un sucesor presidencial designado sería llevado a Mount Weather durante eventos que reunieron a todas las ramas del gobierno juntas, para la dirección del Estado de la Unión.

También sabemos que Reagan encontró este sistema inadecuado. Se le informó antes de su Presidencia, pero su participación en los juegos de guerra de la Liga Ivy de 1982 le convenció de que una Presidencia superviviente era insostenible porque había una gran brecha en las defensas del país. Uno de sus principales ayudantes, Thomas Reed -junto con un marine adjunto al Consejo de Seguridad Nacional llamado Oliver North- persuadió a Reagan para permitir algunas modificaciones al sistema de Carter, en lugar de abandonarlo.

Yendo 35 años hacia el futuro, Rusia ha tomado Crimea por la fuerza, y una OTAN con recursos insuficientes se preocupa de que una invasión de los Estados bálticos podría llevar a la alianza al borde de la guerra. Los Estados Unidos temen que Corea del Norte se encuentre a punto de acoplar cabezas nucleares a misiles balísticos intercontinentales que podrían llegar a porciones de los Estados Unidos. El presidente Donald Trump todavía puede ser cebado con tweets, ha recurrido a la fuerza militar contra una nación soberana respaldada por Rusia después de ver imágenes de televisión de niños que mueren por la exposición al gas sarín, ha hablado de la construcción de un arsenal nuclear más grande (y no sólo mejor) Y (aún) no ha demostrado el temperamento para responder con tacto a una crisis.

Los planes de supervivencia de emergencia han evolucionado desde la era de James Earl Carter. Podemos asumir con seguridad que los sucesores presidenciales serán autenticados por algo más que un nombre de código susurrado. Pero las amenazas que podrían provocar su uso están aún más cerca de lo que todos esperamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s