LAS RAMIFICACIONES DEL “PIZZAGATE”: ¿SECUESTRARON LOS HERMANOS PODESTA A MADELEINE McCANN?

 

En su dia se dijo que la policía había identificado a los secuestradores de Ma-
deleine McCann, pero que era gente tan poderosa que nadie se hubiera atre-
vido a dictar una orden de detención contra ellos. La pregunta es “¿Tan po-
derosos como puede ser un consejero de la mafia de los Clinton?”

No lo vemos aún en los grandes medios de comunicación, pero la terrible verdad que los medios alternativos llevamos denunciando años se está abriendo camino imparable: existe una red mundial de pedófilos integrada por políticos, jueces, estrellas del espectáculo y millonarios de diverso pelaje. Son los responsables de la desaparición de miles de niños y adolescentes en diversas partes del mundo, niños que son abusados y sometidos a torturas, violación y asesinato, carne inocente para el entretenimiento de pervertidos que se saben inmunes a la ley común porque pueden paralizar cualquier investigación (o hacer que pringadillos a lo Miquel Ricart carguen con las culpas, sobornos o chantaje mediante). Su vileza, y el dolor que causan son indescriptibles. Tal como lo expresa el portal en lengua inglesa VicturusLibertas “todo lo que los teóricos de la conspiración llevan denunciando en los últimos años se queda corto ante lo que empezamos a descubrir que está ocurriendo por todo el mundo”.

https://player.vimeo.com/video/192609062

Solo que gracias a Wikileaks, a las filtraciones anónimas procedentes del FBI y de la policía británcia y a la investigación desinteresada de usuarios de la Red las máscaras empiezan a caer. Los eMails de John Podesta -mano derecha y jefe de campaña electoral de Hillary Clinton- desvelados por Wikileaks han echado a rodar una bola de nieve que no hace más que crecer, revelando las verdaderas -y desorbitadas dimensiones- de una trama de pedofilia, secuestro de menores y rituales satánicos que supera lo que el más fantasioso escritor de novelas de terror podría imaginar.

Madeleine McCann, “carne trémula” demasiado apetecible
para según qué degenerados.

Recordemos los detalles de un caso aún sin resolver que estremeció al mundo hace ya nueve años:

En mayo de 2007 Madeleine Beth McCann, de tres años de edad, estaba de vacaciones procedente de Reino Unido con sus padres, Kate y Gerry McCann, sus hermanos, dos gemelos de muy corta edad, y un grupo de amigos de sus padres acompañados a su vez de sus hijos, en Praia da Luz, en la zona del Algarve (Portugal). El dia 3 ella y los gemelos fueron acostados a eso de las 20.30 en el apartamento de la planta baja del complejo turístico en que se alojaban, tras lo cual sus padres fueron a cenar con sus amigos a un restaurante que distaba 50 metros del lugar. A las 22.00 aproximadamente, los padres descubrieron que la pequeña Maddie había desaparecido.

La mansión de Clement Freud en Praia da Luz

Una vez que comenzó la búsqueda de la pequeña, los padres se vieron amablemente agasajados por un amigo y confidente surgido de la nada, Clement Freud, locutor, novelista y chef que fue miembro del Parlamento británico entre 1973 y 1987, nieto del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud y hermano del pintor hiperrealista Lucien Freud, un miembro de la rancia aristocracia centroeuropea que sería ennoblecido por la reina con el título de “sir”. El “providencial” Clement ofreció amablemente a la atribulada pareja la hospitalidad de su millonaria mansión -ubicada a corta distancia del apartamento ocupado por la familia McCann- para que pudieran sustraerse a la agobiante atención de los inquisitivos medios de comunicación.

El matrimonio McCann, juguete -nunca sabremos en qué gra-
do- de jugadores harto experimentados

Los McCann gozaron de cenas y cocktails, cortesía de tan obsequioso anfitrión, en numerosas ocasiones, al parecer sin llegar a preguntarse cuál era el interés de su extraño ángel guardián en todo el asunto. De habérselo planteado hubieran podido llegar a descubrir que el sinuoso Clement era un pornógrafo morboso al que se acusaría póstumamente -como en el caso de otro pervertido “de postín” como fue Jimmy Savile- de decenas de abusos sexuales a menores. Solo tras su muerte en abril de 2009 salieron a la luz testimonios de mujeres que habían sufrido de niñas hostigamiento y estupro por parte del depravado descendiente de Sigmund Freud. Y algo hubieran debido sospechar a la luz de conductas perturbadoras que Clement tenía, como cuando tras invitar a Kate a beber una generosa ración de brandy le preguntó: “¿Cuál de todas las versiones que existen sobre tí es la correcta, querida? ¿Eres una devota católica, una alcohólica, una depresiva, una ninfómana …?

Facinerosos demasiado confiados como para
no ser identificados, y demasiado poderosos
como para ser molestados.

Lo que en realidad estaba haciendo el libertino sir Clement era seguir de cerca el curso de las investigaciones ejercidas por la pareja, ganándose su confianza y haciéndose objeto de sus confidencias. No en interés propio, pues la noche en que Maddie desapareció él se encontraba fuera del país, tal como confirmó la policía británica, sino en el de quienes la noche de la desaparición habían alquilado su casa como lugar de vacaciones, sus viejos amigos y compinches Tony y John Podesta, cuyas facciones, lunar de Tony incluido, son enormemente parecidas al retrato robot de los posibles secuestradores elaborado por los investigadores a partir de los testimonios de quienes vieron a varios hombres merodear alrededor del apartamento de los McCann.

Compare el lector la estampa de los sospechosos descritos por los testigos con la imagen actual de los hermanos Podesta, calcule los rasgos del lógico envejecimiento experimentado por ambos en los nueve años transcurridos desde el secuestro de Madeleine McCann para abstraerlos de la comparación y sume el hecho de que los eMails hackeados por Wikileaks al jefe de campaña de Hillary Clinton se remontan solo hasta el 4 de mayo de 2007, justo el dia en que se anuncia al mundo la desaparición de una bonita niña inglesa de clase media acomodada, lo que hace sospechar que borró todos los correos anteriores a ese dia para hacer desaparecer los indicios -algo más que circunstanciales- que le vinculan al caso. Si existiese en círculos policiales la decidida voluntad de resolverlo, parece que existe una sólida pista que apunta a dos depravados que tuvieron los medios y la ocasión.

En el centro de la imagen, una adolescente que podría ser
Madeleine McCann. A la derecha, John Podesta.

Nada se ha vuelto a saber del paradero de la pequeña, que en la actualidad tendría ya trece años. Al menos nada seguro, dada la aparición de la fotografía que acompaña estas líneas, en la que puede verse a John Podesta jugando a las cartas en compañía, entre otros, de una adolescente cuyos rasgos concuerdan con los que la policía ha divulgado para dar a conocer el aspecto que tendría en la actualidad Madeleine McCann … de seguir viva.

Un informe anónimo filtrado por el FBI confirma la presencia de los hermanos Podesta en Praia da Luz el 3 de mayo de 2007, la noche en que Maddie fue arrebatada a sus padres. ¿Cabe pensar en que, como otras víctimas de prolongados secuestros, les sea devuelta algún día con vida?

(Posesodegerasa)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s