Detrás de la Razón – El Imperio de las Farmacéuticas

La ley básica del capitalismo nos indica que “no hay negocio sin necesidad” y que la base del comercio es el principio de escasez. Traduciendo esta premisa al mundo de la salud corporativizada o privada, se entiende que “sin enfermedad, no hay lucro”. Y lucro es precisamente el interés último de las corporaciones farmacéuticas. Esta semana, el premio Nobel de Medicina, Richard J Roberts, denunciaba que dicho sector privado se caracteriza por la codicia y la sed de ganancias económicas. Pero aquello no es un secreto: durante décadas, investigaciones, demandas judiciales, editoriales, programas informativos, entre otros, se han dado a la tarea de revelar ante la opinión pública una realidad espeluznante: la salud, en realidad, sólo es un mercado de bienes y servicios. A nivel global, el interés de las farmacéuticas consiste en crear enfermos y adictos a los medicamentos. Uno de los ejemplos más relevantes en la problemática es el uso de farmacéuticos destinados a tratar una variedad de supuestas enfermedades creadas a gusto y medida de la psiquiatría infantil contemporánea. Con aquellos “diagnósticos” se logran dos efectos lucrativos: producir una generación de adictos a los barbitúricos y asegurar un mercado de drogodependientes que eventualmente crecerán para consumir. Las otras drogas de manufactura corporativa; medicamentos destinados a otras “condiciones o enfermedades” en el marco capitalista de los sistemas de salud.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s