Coca-Cola paga a entrenadores de fitness y nutricionistas expertos para publicar las bondades del refresco

En el mundo de hoy ya no importa qué tipo de mentiras o manipulaciones nos quieran vender las grandes corporaciones globales o los gobiernos: siempre dispondrán de una larga lista de científicos, médicos y periodistas dispuestos a venderse a cambio de dinero para difundir su propaganda.

Coca-cola es el último ejemplo de ello; un ejemplo clarificador sobre cómo funciona realmente el mundo del periodismo, de la medicina y de la ciencia.

Se ha revelado que Coca-Cola, pagó “a entrenadores de fitness y nutricionistas expertos” para que publicitaran “las bondades de Coca-Cola” en más de 1.000 sitios web de noticias, incluidos los principales periódicos, indicando que Coca-Cola es una “bebida saludable”.

Sí, precisamente Coca-Cola, la bebida cargada de jarabe de maíz genéticamente modificada alto en fructosa, ácido fosfórico y aromas químicos, resulta que ha sido calificada como “saludable” por multitud de expertos.

Y como en la mayoría de las mentiras corporativas, esta manipulación se ha realizado bajo el paraguas de la Ciencia Oficial y el Periodismo, las nuevas religiones capaces de venderse al mejor postor, como la peor prostituta de Babilonia.

Lo peor es que si alguien se atreve a afirmar que la Coca-Cola es realmente un veneno, puede ser tildado de “enemigo de la ciencia” y será enterrado bajo una tonelada de presuntos estudios científicos independientes que afirmarán sin vergüenza todo lo contrario.

La periodista Candice Choi escribió un artículo muy revelador para Associated Press en el que exponía las evidentes violaciónes éticas alrededor de estos acuerdos de propaganda encubierta periodística.

COCA-COLA ADMITE PÚBLICAMENTE QUE DISPONE DE UNA RED DE PROPAGANDISTAS CORPORATIVOS

El esquema de manipulación y propaganda encubierta de Coca-Cola, oculta en blogs, artículos de opinión de dietistas, médicos y entrenadores de fitness y periodistas, es mucho más grande de lo que puede parecer:

“Contamos con una red de dietistas con los que trabajamos habitualmente”, confiesa el portavoz de Coca-Cola Ben Sheidler, en el artículo de Associated Press.

 

Ben Sheidler

 

Sheidler incluso llega a justificar sus prácticas: “Todas las grandes marcas trabajan con blogueros o pagan por talento”. Cuando habla de “pagar por talento”, Sheidler se refiere a escritores, blogueros, científicos y periodistas que cobran dinero por difundir propaganda corporativa.

Hay montones de ellos.

¿Creía que la publicidad se limitaba a los anuncios de la tele? Eso solo es la punta del iceberg.

A la gente le indignaría saber cuántas historias de las que aparecen en los medios de comunicación, presentadas como artículos o noticias, contienen publicidad encubierta de productos corporativos tóxicos; una publicidad hábilmente introducida para acceder subliminalmente al cerebro de los lectores sin que se den cuenta de que en realidad están leyendo un anuncio.

Como revela el artículo de Associated press, estas piezas de propaganda social pagada, son introducidas en miles de sitios de noticias de todo el mundo:

Una columna está marcada en la parte inferior como “artículo patrocinado”, que es un anuncio diseñado para parecerse a un artículo normal y regular.

Éste método ha sido introducido en más de 1.000 sitios de Internet, entre ellos los de los principales medios de comunicación de todo EEUU.

Pero hay muchos otros artículos que no son marcados como “contenido patrocinado” y sin embargo lo son.

Otras compañías como Kellogg y General Mills han utilizado estrategias paralelas, como ofrecer clases de educación continuada a los dietistas, financiar estudios que limpian la imágen nutricional de sus productos y ofrecer boletines para los expertos en salud.

PepsiCo Inc. también ha trabajado con dietistas que aifrman que sus chips Frito-Lay y Tostito son alimentación saludable en los anuncios de televisión local.

Otros utilizan a expertos en nutrición en contenidos patrocinados; los Productores de Pistachos de EEUU han contratado a un dietista para que trabaje para el equipo de fútbol Americano New England Patriots, para hacer publicidad de su producto y Nestlé ha contratado a su propio nutricionista para que escriba artículos acerca de la nutrición infantil.

 

Es decir, que las principales agencias de noticias nos bombardean inadvertidamente con anuncios corporativos disfrazados de noticias y miles de presuntos profesionales de la ciencia y la salud se venden sin vergüenza para patrocinar los supuestos beneficios de cualquier producto.

Sucede continuamente a nuestro alrededor, aunque nos pase inadvertido.

Es algo que podemos intuir continuamente al ver cualquier telediario, donde sin recato ni vergüenza, los supuestos periodistas, nos venden sibilinamente los últimos productos lanzados al mercado: desde los desfiles de tal o cuál marca de ropa o lencería, pasando por la última película de estreno, el último móvil, el último videojuego innovador o cualquier producto por el que las grandes corporaciones hayan pagado un anuncio encubierto.

Y esto demuestra que el periodismo auténtico ya no existe.

Cambiemos de una vez por todas las definiciones del diccionario: ahora periodismo es sinónimo de prostitución.

Y esto nos lleva a preguntarnos: ¿cuántos medios de comunicación y cuántos científicos cobran dinero de las grandes farmacéuticas para censurar la verdad sobre las vacunas?

¿Cuánto dinero invierte la industria biotecnológica para comprar artículos pre-fabricados en los principales medios de comunicación o para pagar a “científicos” que nos digan que los productos Genéticamente Modificados son saludables y no implican riesgos?

¿Cuántos científicos o divulgadores habrán recibido dinero o instrucciones para contarnos que las estelas químicas no existen, que la geoingeniería es una fantasía conspiranoica o que cualquier teoría incómoda para el poder “no tiene fundamento”?

¿Cuántas veces nos han dicho que muchas de las teorías conspirativas, como por ejemplo las de los atentados del 11-S, eran una “locuras conspiranoicas”?

¿Hasta qué punto el mundo del periodismo y de la “divulgación científica” está corrompido por el dinero?

¿Qué tipo de miserables son estos que venden su decencia y su honradez por dinero?

Miremos la realidad tal y como es.

Actualmente, cualquier noticia en un telediario alineada con las verdades oficiales, cualquier comentario de periodista, analista o divulgador científico y cualquier artículo en blogs o webs que defiendan los beneficios de cualquier producto o las prácticas de cualquier Gran Corporación, ha sido debidamente comprado y pagado.

No existen los estudios científicos independientes, las encuestas veraces, ni las opiniones o análisis honestos.

Toda persona que opine en un gran medio de comunicación, sea TV, Radio o Prensa, está a sueldo de alguno de sus múltiples amos.

Esta putrefacción abarca temáticas y aspectos amplísimos.

Es grave decirlo así, pero el pequeño ejemplo de Coca-Cola nos demuestra cómo funciona realmente el mundo de los medios de comunicación, de la divulgación científica y de los supuestos estudios científicos.

El siguiente gráfico nos muestra de forma clara, como funciona este mundo de manipulación pseudo-científica…

 

naturalnews.com
elrobotpescador.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s